Piscina prefabricada vs piscina de obra

¿Quieres poner una piscina en el exterior de tu vivienda, pero estás en dudas entre prefabrica o de obra? Te recomendamos que consideres los siguientes factores dependiendo lo que estés buscando, tus necesidades y tu presupuesto.

Ambos casos son igual de válidos, siempre y cuando se cuente con una empresa que las construya bien. De modo que, para que una piscina prefabricada o de obra aguante en el tiempo, es preciso contar con una buena construcción e instalación.

– Características de instalación
Las piscinas de obra están construidas con muros de hormigón, en el sitio, por lo que siempre es necesario realizar la excavación del hueco, salvo que se trate de una piscina elevada, además de construir el vaso contenedor y proceder a la instalación y conexión de las infraestructuras de fontanería.
Algo que no ocurre en las piscinas prefabricadas que ya están realizadas y tan sólo son trasladadas hasta el lugar en el que se va a efectuar la instalación, ya sean sobre el suelo o elevadas. Sin embargo, las piscinas enterradas y semi-enterradas, requieren trabajos de excavación e instalación de tuberías.

– Tamaño y forma
En la piscina de obra tú eliges la forma que quieres que tenga tu piscina al ser construida, además de sus dimensiones y profundidad. Este tipo es recomendable si tu idea es diseñar tu piscina con una forma atípica o simplemente por aprovechar bien cierto espacio con formas imposibles.
Aunque hoy en día hay una gran variedad de piscinas prefabricadas, hay que limitarse a los modelos existentes. Además, hay que tener en cuenta que no hay modelos de más de 10,75 m de longitud, 4,15 m de ancho y 2,10 m de profundidad. ¿El motivo? La dificultas que supondría el traslado de la piscina prefabricada a la vivienda.

– Tiempo y precio
En relación al punto anterior, si lo que quieres es algo de diseño con formas especiales y dimensiones específicas, las piscinas de obra son la respuesta, se realizan in situ con el propio diseño previamente acordado. En cambio, las piscinas prefabricadas ya están diseñadas y no se realizan de manera exclusiva para cada vivienda, lo que supone también, una diferencia notable en el precio. Con estas últimas, nos ahorraremos entre el 30 y el 40{8a41e7809d8699ac09b577dc6a5b404f7387a0d9e51343f0cb03153fe84be3a3} sobre las piscinas de obra.
Referente al tiempo de instalación, es ligeramente mayor en las piscinas de obra que en las prefabricadas. Por lo tanto, el tiempo y el presupuesto que tienes hay que valorarlo bien antes de optar por uno y otro modelo.

– Materiales
En la piscina de obra siempre tendrás mayor marco de elección para escoger los materiales. En cambio, por parte de las piscinas prefabricadas, son de materiales ligeros, y, por lo tanto, menos resistentes al paso del tiempo. Si quieres que tu piscina sea duradera, hay que darle especial importancia al tipo de materiales con los que está hecho.

– Mantenimiento
El mantenimiento de las piscinas de obra y de las piscinas prefabricadas es el mismo. Es un factor muy importante a la hora de instalar una piscina y que debe ser aclarado porque, independientemente del modelo que elijas, el esfuerzo en este punto será el mismo.
Con esto, queremos decir que, la diferencia de precio que puede haber entre la piscina de obra y la prefabricada radica sólo en el momento de la compra e instalación, pero el mantenimiento posterior es idéntico.

 

Para finalizar, independientemente del tipo de piscina que elija, te aconsejamos:

  1. Elegir una empresa que tenga experiencia en el producto que te ofrece.
  2. Pedir información sobre los materiales.
  3. Que los instaladores sean conocedores y experimentados en el producto

Muchas veces guiarse por el precio, no es lo más adecuado y a la larga puede salir caro. Es una inversión a largo plazo. Por eso nuestro consejo es que te dejes guiar por profesionales del sector, con experiencia demostrable a lo largo de los años, que te ofrecerá seguro un respaldo en el tiempo para que pueda disfrutar de su piscina toda la vida.